Hoy en día los medios de comunicación publican artículos sobre el Coworking cada vez que pueden y no es para menos, ya que se ha vuelto un fenómeno a nivel mundial que sigue creciendo como si no hubiese un mañana. Pero no debemos quitar la vista de otro concepto que todavía sigue gozando de una popularidad aceptable entre aquellos jóvenes emprendedores que desean iniciar una startup, hablamos de las oficinas compartidas.

Todo el que ha iniciado una startup sabe que esto puede ser un proceso estresante y en el cual es probable que se pierdan grandes cantidades de dinero en los primeros meses, por lo que los emprendedores han tenido que buscar diferentes formas de amortiguar estos gastos para así mantener sus proyectos a flote mientras esa pequeña compañía se solidifica. Es aquí en donde entra el concepto de oficinas compartidas, un modelo de trabajo que exploto poco antes que el Coworking y que aunque se ha visto algo eclipsado por este último, todavía sigue siendo una opción realmente viable para muchas empresas que desean abrirse paso en un determinado mercado, pero que desean mantener total confidencialidad tanto en la información como en los servicios que manejan. Decimos entonces que las oficinas compartidas son aquellas en las que dos o más personas instalan sus respectivas startups en espacios totalmente divididos, pero compartiendo entre todos, los gastos de ese local. Debido a lo barato que resulta en términos económicos, el concepto de oficinas compartidas es tremendamente viable cuando se desea minimizar los gastos operativos y enfocar ese dinero en otros aspectos relevantes de la empresa que estemos levantando.

Un adecuado espacio de oficinas compartidas suele tener todo lo necesario para que los empleados se sientan a gusto como por ejemplo una buena conexión a Internet, cafetería gratuita, salas de reuniones privadas para realizar videoconferencias, estacionamiento para bicicletas, zona de fumadores, etc. En este punto vemos que en cuanto a decoración, ambiente laboral y comodidades, las oficinas compartidas se asemejan bastante a los espacios orientados al Coworking, pero no debemos caer en el error de agruparlas bajo el mismo concepto, puesto que no es así, y esto lo veremos en un próximo artículo.