Es más que claro que las oficinas compartidas nos brindan comodidad, estabilidad y sobre todo un ahorro significativo en los gastos de operaciones, pero a pesar de tener estas y más ventajas, estas también pueden tener ciertos aspectos que al final quizás no nos convengan.

Ventajas

  • Nos facilita el poder comunicarnos con otros profesionales aunque estos no pertenezcan a nuestra startup, abriendo además la posibilidad de recibir soporte de estos en un momento determinado.
  • Te permiten establecer redes de trabajo más amplias y además atraer a muchos más clientes a tu startup por medio de referencias dentro de ese mismo espacio laboral.
  • Disminuyen de forma considerable los gastos como son el teléfono, Internet, agua, solo por mencionar algunos.
  • Tendrás un espacio laboral presentable y a la altura en términos profesionales que dará un plus a tu startup.

Desventajas

  • En la mayoría de casos puede ser un verdadero problema el poder hacer un uso coordinado de las diferentes áreas en ese espacio de oficina, puesto que no tendremos total libertad para hacer uso del salón de eventos o sala de reuniones al momento que queramos. Recordemos que estaremos compartiendo local en todo momento con una o dos startups, por lo que se deberán establecer ciertas reglas y horarios para su uso.
  • En momentos las distracciones por el ruido proveniente de nuestra startup vecina pueden causarnos más de un dolor de cabeza, así como otros factores que pueden entorpecer nuestras actividades diarias.
  • En muchos casos la falta de privacidad está servida, ya que si el espacio de oficina no cuenta con la debida estructura para hacer divisiones correctas, alguno que otro incidente delicado llegara la vista de las startups vecinas, por lo que pasaremos un mal rato. A eso sumémosle que nuestro proyecto se base en manejar información confidencial relacionada a la salud, tarjetas de crédito u otros temas que requieren de mucha seguridad.

Las oficinas compartidas resultan ser altamente eficientes cuando sabemos diferenciar sus fortalezas y debilidades en función del tipo de servicio que estaremos dando. Si no tienes un manejo o experiencia en cómo organizar un espacio laboral bajo este concepto, siempre puedes asesorarte con un profesional en la materia.